Diabetes Mellitus

La Diabetes Mellitus (DM) se define como una enfermedad endocrino – metabólica de carácter crónico y elevada prevalencia, caracterizada por la alteración del metabolismo de los hidratos de carbono, en la que se produce una elevación persistente y mantenida de los niveles de glucosa en plasma, como consecuencia de la disminución de la secreción pancreática endógena de insulina; de una disminución de su eficacia, (fenómeno más conocido como insulinorresistencia); o de la combinación de ambos.

La DM afecta de forma universal a toda la población. Se calcula la prevalencia de la enfermedad oscila entre un 4-6%. Según el último estudio realizado (Estudio Di@betes 2010), la prevalencia de DM en España oscila entre el 10 y el 12%, siendo predominante la DM tipo 2. Los aumentos más espectaculares de esta última se están dando en sociedades en las que la dieta ha sufrido grandes cambios y paralelamente ha disminuido la actividad física y han aumentado los casos de sobrepeso y obesidad. La diabetes se clasifica en cuatro tipos:

  • DM tipo 1 (supone el 10% del total de todas las diabetes): destrucción de las células beta del páncreas (encargadas de la secreción de insulina), con la consecuente deficiencia absoluta de insulina. La enfermedad suele presentarse en la infancia y/o adolescencia (< 30 años), de forma abrupta, debido a la rápida y progresiva pérdida de la capacidad secretora de las células β del páncreas (antiguamente conocida como diabetes insulinodependiente o infanto-juvenil). El pilar fundamental de su tratamiento es la administración de insulina sin menospreciar la importancia de una adecuada educación nutricional así como cambios en el estilo de vida.
  • DM tipo 2 (supone el 90% del total de todas las diabetes): disminución de la eficacia de la insulina por disminución de la sensibilidad a la misma, también llamada resistencia basal a la insulina. Debuta de forma más tardía y paulatina y su incidencia y prevalencia está ligada en cierta medida al sobrepeso/obesidad (antiguamente conocida como diabetes no insulinodependiente o del adulto). Se utilizan fármacos que mejoran la sensibilidad a la insulina o estimulan su secreción, pero si aun así no se consigue un adecuado control metabólico, se termina recurriendo a la insulina. El tratamiento se basa en cuatro pilares: ejercicio físico, farmacoterapia, educación diabetológica y dieta.
  • DM Gestacional: englobamos cualquier tipo de DM que se diagnostique durante el embarazo independientemente de la etiología o de su persistencia una vez terminado el embarazo. Para su tratamiento es necesaria la utilización de insulina ya que los antidiabéticos orales disponibles actualmente podrían resultar teratógenos en la embarazada.
  • Otros tipos de DM: incluimos las formas de DM resultantes de alteraciones genéticas concretas, las relacionadas con el uso de determinados fármacos como los esteroides o las que acontecen como consecuencia de la lesión o enfermedad específica del páncreas.
  • Untitled Infographic (1)