Desperdicio de alimentos: ¿cómo combatirlo?

En un marco en el que casi 1.000 millones de personas pasan hambre, cada año un tercio de la producción de alimentos acaba en la basura (alimentos suficientes para alimentar a 2.000 millones de personas). A la cuestión ética, además, tenemos que sumarle los factores económicos y ambientales que también se ven afectados por la pérdida y el desperdicio de alimentos.

Concretamente, la pérdida de alimentos hace referencia a los alimentos que se pierden o estropean antes de llegar a venderse, mientras que cuando hablamos de desperdicio de alimentos nos referimos a aquellos que, siendo aún apropiados para su consumo, son desechados por el consumidor o por el minorista. Así, si una caja de fruta se cae de un camión hablamos de pérdida de alimentos, pero si la fruta es descartada por un supermercado por no tener un aspecto bonito, se considera desperdicio. Podemos encontrar información más detallada sobre el tema en el estudio Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo – Alcance, causas y prevención.

Hay que subrayar que según el Estudio piloto para la Medición y Reducción del Desperdicio de Alimentos en Comedores Escolares del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente (MAPAMA), el hogar es responsable del 42% de la comida que tiramos, por lo que haciendo pequeños cambios en casa podemos conseguir reducir el desperdicio de manera significativa. Pero, ¿sabemos cómo hacerlo?

Para empezar, es importante conocer la cantidad de alimentos que desperdiciamos. Para ello, tenemos que pesar los alimentos que tiramos a la basura cada día, y a partir de ahí calcular el desperdicio mensual y anual. A partir de estos datos, la página www.menosdesperdicio.es del MAPAMA propone tablas para facilitar el cálculo y estimar a qué corresponden los productos desechados (producto deteriorado o alimentos sobrantes de las comidas).

Una vez tengamos claras las posibilidades de mejora toca ponernos manos a la obra y “plantarle cara” al desperdicio. Unas sencillas prácticas que propone el MAPAMA nos ayudarán a conseguirlo:

  • Planifica el menú de la semana. No olvides tener en cuenta los productos que ya tienes a la hora de planificar el menú.
  • Haz una compra responsable. Recuerda tener en cuenta el valor nutricional, social y ecológico de los productos que compras (el etiquetado nos ayudará a entender lo que estamos comprando).
  • Realiza de forma adecuada la conservación de los alimentos, y consume primero lo primero que entró en la despensa, en el frigorífico o en el congelador.
  • Consume productos de temporada, para ello puedes consultar las tablas de frutas y verduras y las de pescados.
  • Aprende a ajustar las raciones y cocina sólo lo necesario.
  • Utiliza las sobras para nuevas recetas, ¡pon a prueba tu creatividad! En el Recetario para la reducción de desperdicios en el que ha participado la FEN, el MAPAMA nos sugiere un enorme abanico de recetas para sacar el máximo partido a los alimentos que se quedan en el plato.
  • Tira a la basura sólo lo que sea imposible de aprovechar. Recuerda que es seguro consumir un alimento pasada su fecha de “consumo preferente” (esta fecha indica el momento hasta el cual el alimento mantiene la calidad prevista), pero no pasada su fecha de “caducidad”.
  • Utiliza recipientes reutilizables si comes fuera de casa.
  • Si te sobra comida en un restaurante ¡llévatela a casa!

Igualmente, podemos sacar ideas interesantes del Estudio piloto para la Medición y Reducción del Desperdicio de Alimentos en Comedores Escolares del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Además de intentar reducir los desechos, darles una segunda vida también puede ser un hábito interesante. Para ello recuerda reciclar y anímate a compostar si dispones de huerta, jardín o macetas.

Y tú, ¿qué vas a hacer para reducir el desperdicio de alimentos?

Paula Arroyo Uriarte

 Febrero 2017

Referencias bibliográficas

  1. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. 2013. Estrategia “más alimento menos desperdicio” Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/alimentacion/temas/estrategia-mas-alimento-menos-desperdicio/
  2. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. 2016. Estudio piloto para la medición y reducción del desperdicio de alimentos en comedores escolares. Disponible en: http://www.mapama.gob.es/es/alimentacion/temas/estrategia-mas-alimento-menos-desperdicio/finalauditcomedoresescolaresmayo2016_tcm7-423309.pdf
  3. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. 2014. Guía práctica para el consumidor: cómo reducir el desperdicio alimentario. CENTRO DE PUBLICACIONES.
  4. 2012. Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo – Alcance, causas y prevención. Roma. Disponible en: http://www.fao.org/3/a-i2697s.pdf
  5. 2013. The wastage footprint. Impacts on natural resources. Summary report. Disponible en: http://www.fao.org/docrep/018/i3347e/i3347e.pdf
  6. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). http://www.fao.org/food-loss-and-food-waste/es/
  7. Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Recetario para la reducción de desperdicios. Disponible en: http://www.alimentacion.es/es/alimentacion-responsable/recetario/referencias-consultadas/