El Cachopo Asturiano

Hoy en día el cachopo es un plato conocido en toda España, pero no siempre lo fue. Aunque se le considera un plato tradicional de la cultura asturiana, su origen es incierto (como suele suceder siempre en esta materia). Posiblemente naciera como una forma de aprovechar los alimentos que quedaban por la cocina para poder alimentar a toda la familia. Es con su salto a los restaurantes como adquiere su fama el cachopo asturiano.

Su nombre proviene de cachopu que en asturiano significa “tronco de árbol viejo y hueco o podrido por dentro”. Es por el parecido que guarda esta elaboración con los troncos de los árboles secos.

Pese a su sencilla elaboración no cabe duda que hará las delicias del más fartón/ona que es como llamamos en Asturias a las personas que comen mucho. Si bien su composición es sencilla, cabe destacar que el aspecto que más impacta suele ser el inmenso tamaño que presentan, siendo en este caso un factor muy importante, por lo que es un plato pensado para compartir.

Hoy día se elaboran cachopos muy diferentes, con rellenos muy variados e incluso sustituyendo los filetes por setas. Os invito a que elaboréis uno a vuestro estilo.

Aquí os presento como elaborar el cachopo básico. Lo ideal es que los productos sean de origen asturiano.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 filetes de ternera asturiana
  • 8 lonchas de jamón serrano
  • 8 lonchas de queso (en Asturias hay una amplia gama de quesos para seleccionar ¡escoger vuestro favorito!)
  • Harina
  • Pan rallado
  • Huevo
  • Sal y pimienta (opcional)

Método de elaboración:

  1. Espalmar (golpear con una espalmadera, mazo o como podáis) los filetes de carne para ablandarlos. Salpimentar al gusto, recordad que irán rellenos de jamón para que no os quede muy salado.
  2. Con un filete como base, poner una capa de jamón y cubrir con el queso (yo vuelvo a poner otra capa de jamón) y cerrar con el otro filete. Podemos compactar presionando por ambos lados.
  3. Batir el huevo. Pasar la preparación por harina, huevo y pan rallado. Si crees que es necesario vuelve a pasarlo por huevo y pan rallado para que la corteza quede bien y no se rompa. Volver a compactar presionando.
  4. Freír el cachopo en abundante aceite de oliva virgen hasta que alcance un color dorado apetecible.
  5. Retirar el cachopo del aceite y secar sobre papel absorbente antes de servir.

Personalmente me gusta acompañarlo con una salsa de setas salteadas con cebolla pochada y un poco de ajo todo triturado pudiendo añadir un poco de caldo de carne para lograr una textura ligera. Como guarnición, también puede incluirse una ensalada o unas patatas fritas…

¡BUEN PROVECHO!

 

Valoración nutricional de una ración
Cantidad Unidad
Energía 709 Kcal
Proteínas 71,5 g
Grasas

Saturadas

Monoinsaturadas

Poliinsaturadas

38,2

14,2

17,4

3,1

g

g

g

g

Colesterol 294 mg
Carbohidratos 19,6 g
Fibra 0,78 g

Es un plato de elevado valor energético, por sus características nutricionales su consumo debe ser ocasional.

Aitor Trabanco Llano

Estudiante en prácticas de la UPV/EHU