Relación entre el acné vulgar y la dieta

Durante muchas décadas, los investigadores han intentado demostrar la vieja teoría, alimentada por mitos y creencias populares: la asociación entre el acné y la dieta.

Su aparición se debe a un desorden en la unidad pilosebácea. Esta unidad está formada por un folículo piloso y una glándula sebácea. Las glándulas sebáceas producen sebo o grasa alrededor del folículo piloso, pero por diferentes factores (estrés, dieta, hormonas).Las glándulas sebáceas producen demasiado sebo, los folículos pilosos se obstruyen y se produce la inflamación. Las glándulas sebáceas se encuentran por toda la piel, pero en la cara, cuello, hombros y en la parte superior de la espalda son más grandes y abundantes. Entre las manifestaciones clínicas están las lesiones no inflamatorias (comedones) y  las lesiones inflamatorias (pápulas, pústulas y nódulos).

Los niños en la pubertad o incluso las mujeres embarazadas, debido a los cambios hormonales producidos por el sistema endocrino, son más propensos a padecer esta enfermedad de la piel. El acné o también llamado acné vulgar es una de las patologías cutáneas más comunes, con una prevalencia entorno al 85% entre los jóvenes con edades entre los 15 y los 24 años. Aun así, muchas personas continúan padeciendo acné en la edad adulta y por ello, la prevalencia en los adultos está aumentando. Afecta a las personas en diferentes aspectos de la vida, como en la autoestima o en las relaciones sociales.

Sobre todo, se relacionan los alimentos de alto índice glucémico (ejemplos), la leche y derivados lácteos y los ácidos grasos saturados y trans con la aparición de acné vulgar. La dieta occidental contiene todos esos alimentos que producirían el acné. Por lo tanto, este tipo de dieta aumentaría la insulina y el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1), se producirían alteraciones metabólicas y la consecuencia de todo esto sería el acné.

Le leche contiene muchos componentes relacionados, como precursores de la testosterona, estimuladores de hormonas tiroideas, aminoácidos como la glutamina o la leucina, entre otros. Al consumir leche de una vaca en estado de gestación, consumimos también las hormonas producidas en esta etapa

A su vez, parece que otros nutrientes pueden servir en la prevención o en el tratamiento, concretamente, ciertas vitaminas (A, E), minerales (iodo, zinc), los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y la fibra dietética. Este último hace que los hidratos de carbono se absorban más lentamente variando el índice glucémico de los alimentos; por lo que la influencia de la fibra dietética podría deberse a la reducción del índice glucémico y no por sí misma. Los ácidos grasos omega-3 poseen propiedades antiinflamatorias y se cree que el consumo de alimentos ricos en omega-3 reduciría la inflamación y por tanto el acné. Por lo tanto, la dieta “antiacné” ideal sería una alimentación basada en una mayor ingesta de verduras y frutas con bajo índice glucémico, pescado y disminuir el consumo de leche y productos lácteos.

 

Bibliografía

  • Costa A, Lage D, Moises TA. Acne and diet: truth or myth? An Bras Dermatol 2010;85(3):346-353.
  • Tan JK, Bhate K. A global perspective on the epidemiology of acne. Br J Dermatol 2015;172 Suppl 1:3-12.
  • Escalante-Jibaja E, Saettone-León A. Acné y dieta. Dermatología Peruana 2006;16(1):61-65.
  • Norstedt S, Lindberg M. Dietary Regimes for Treatment of Acne Vulgaris: A Critical Review of Published Clinical Trials. Acta Derm Venereol 2016;96(2):283-284.
  • Di Landro A, Cazzaniga S, Parazzini F, Ingordo V, Cusano F, Atzori L, et al. Family history, body mass index, selected dietary factors, menstrual history, and risk of moderate to severe acne in adolescents and young adults. J Am Acad Dermatol 2012;67(6):1129-1135.
  • Kurokawa I, Danby FW, Ju Q, Wang X, Xiang LF, Xia L, et al. New developments in our understanding of acne pathogenesis and treatment. Exp Dermatol 2009;18(10):821-832.
  • Melnik BC. Evidence for acne-promoting effects of milk and other insulinotropic dairy products. Nestle Nutr Workshop Ser Pediatr Program 2011;67:131-145.
  • Melnik BC. Linking diet to acne metabolomics, inflammation, and comedogenesis: an update. Clin Cosmet Investig Dermatol 2015;8:371-388.

 

Zuriñe Eibar

Estudiante en prácticas de la UPV/EHU