LA NARANJA

Linea+ - ATamaño+ -
LA NARANJA
Uno de los representantes más importantes de la familia de las rutáceas (Rutaceae) es el naranjo. La Poma aurantia, la manzana dorada, encontró una gran aceptación en el siglo XVI, especialmente en España y Portugal. Pero sólo en 1792, como consecuencia del descalabro en el cultivo de la morera en la provincia de Valencia, empezaron a crearse extensas plantaciones. Se necesitaron luego 60 años más para que estas frutas pudieran exportarse a Inglaterra. Parece ser que son originarias de China. Ya en el año 2000 a.C. existía el cultivo de cítricos en aquel país, pero hay dudas sobre cómo llegaron a Europa. No se sabe con certeza si fueron los caballeros cruzados o los mercaderes genoveses quienes la trajeron. Su extensión por toda América del Sur se debe a Colón que se llevó naranjas a Haití en 1493. Durante el siglo XVI se implantó en Centro-Europa la moda de cultivar naranjos. La gente se asombraba de sus hojas frescas y sempervirentes, de color verde oscuro, de sus olorosas flores blancas y del resplandeciente color de sus frutos. En los palacios de la época barroca se construyeron las denominadas Orangerien, estancias con muchas ventanas que permitían la penetración del sol, para que estos exóticos arbolitos pudiesen crecer y soportar los crudos inviernos de aquellos países sin helarse. En la actualidad son una de las frutas más vendidas en todo el mundo. Crecen en todos los países cálidos con un clima muy soleado siendo los principales países productores España, E.E.U.U e Israel. La mayor parte de la producción naranjera está destinada al consumo directo, aunque no es desdeñable la gran cantidad dirigida a la fabricación de zumos. Los frutos frescos ofrecen su buen sabor en los mueslis, en las ensaladas de frutas y en los batidos. Pero las naranjas son también muy sabrosas en bebidas calientes, como ponches. Su corteza o piel otorgan una nota muy especial y aromática a determinados platos. De estas cortezas de naranja se fabrica un producto muy utilizado en pastelería, el aceite de corteza de naranja, que se emplea para aromatizar pasteles y en confitería, elaborándose exquisitos bombones de chocolate y de licor. También la mermelada de naranja, especialmente la amarga, es muy apreciada, sobre todo en Inglaterra y el helado de naranja fue el primer helado del mundo. Un antiguo método árabe para sazonar las comidas consistía en utilizar “agua de azahar”, que se obtenía de las olorosas flores del naranjo. Es utilizada asimismo en la fabricación de cosméticos. Pero como mejor se disfruta de su aroma y de su sabor es comiéndola fresca; beber su zumo, que conviene hacerlo inmediatamente después de realizado, pues se evitan pérdidas de vitamina c, es un auténtico placer. Se consideran maduras aquellas naranjas que pesan, son grandes, y no muestran señales de golpes o presiones. El color no desempeña un papel tan relevante, debido a que dependen, en gran parte, de la variedad. Las frutas maduras se conservan perfectamente durante una semana a temperatura ambiente, y durante más tiempo en el frigorífico. La piel de naranja rallada (en pequeñas bolsitas de plástico) puede ser perfectamente congelada. Por último, las flores del naranjo tienen propiedades antiespasmódicas; la infusión preparada con ellas ayuda en los casos de excitabilidad y propicia un buen sueño. Además de ser la fuente más importante de vitamina C (50mg) en la dieta de los españoles, son ricas en otras vitaminas como la vitamina A ( 33 microgramos) y en vitaminas del grupo B, sobre todo biotina y ácido fólico (37 microgramos). Son poco energéticas (35 kcal) y en su composición, como en el resto de las frutas destaca el agua 89% y la fibra (2g), por lo que son ideales para dietas hipocalóricas. En cuanto a minerales, contienen 36mg de calcio, 12mg de magnesio y 200mg de potasio. Comercialmente se distinguen tres variedades: las naranjas navel, las naranjas sanguinas y las naranjas de Sevilla o naranjas agrias. Las primeras apenas contienen semillas; su piel es gruesa, intensamente amarilla y poseen en la fruta principal una minúscula fruta secundaria que externamente se parece a un ombligo(en inglés: navel significa ombligo). Las naranjas sanguinas tienen una carne rojiza, existiendo incluso variedades cuya piel posee tonalidades rojizas. Estas naranjas son especialmente jugosas y de gran riqueza vitamínica. Las de Sevilla son las más difundidas. No poseen semillas, son jugosas y su aroma es ligeramente ácido y muy agradable. Variedades. Ortanique: Es un tangor, es decir, un cruce de mandarina y naranja. Procede de jamaica. Thomposon navel:Naranja navel pequeña y de piel fina. En los mercados europeos a principios de noviembre Shamout: Ovalada y de mayor tamaño que la “valencia”, piel más gruesa, menos ácida. Fácil de pelar y de partir. Valencia:Es la naranja común más importante. Ácida, aromática, muy jugosa y casi sin pepitas. Valencia Late: Extraordinariamente jugosa. Es la variedad con la que se elabora la mayoría de los zumos industriales. Navelina:Navel pequeña, de maduración temprana y piel delgada. Actualmente es la variedad española más importante. Pera:Se cultiva en Brasil, sobre todo para zumos. De pulpa dulce y jugosa, pero algo dura. Salustiana:Variedad muy importante en España y Marruecos. Es ligeramente plana y muy jugosa. Moro: Sanguina italiana de pulpa con vetas oscuras. Relativamente pequeña, agridulce y muy jugosa. Tarocco. Sanguina grande y ovalada, de Sicilia. Muy dulce, de aroma fino y marcado, pocas pepitas. Sanguinelli:Sanguina española. Tanto exterior como interiormente es de color rojo intenso, que puede llegar a azulado.
MiniFen

Calendario

«

»

Lun
Mar
Mie
Jue
Vie
Sab
Dom

Nube de Tags

Anything in here will be replaced on browsers that support the canvas element

Instagram