DHA y ácidos grasos Omega 3

Linea+ - ATamaño+ -
DHA y ácidos grasos Omega 3

El hombre, para mantener la salud, necesita ingerir energía y aproximadamente unos 50 nutrientes, entre ellos los lípidos que son el macronutriente con mayor valor calórico (9 kcal por 1 g de grasa) y son esenciales para el organismo, participando en diversas funciones:

-Forman parte de las membranas celulares.

-Vehiculizan vitaminas liposolubles y participan en la absorción de estas.

-Contienen ácidos grasos esenciales como el ácido linoleico.

-Son un agente palatable.

-Actúan en la regulación plasmática de lípidos y lipoproteínas (Moreiras y col, 2007).

Los lípidos comprenden un grupo heterogéneo de diferentes sustancias que tiene algunas características fisico-químicas en común. Son insolubles en agua y solubles en disolventes orgánicos como hexano, cloroformo o éteres (Sánchez-Muñiz, FJ, 2007).

Entre ellos podemos mencionar los triglicéridos, los fosfolípidos y otros compuestos (esteroles, vitaminas liposolubles, colesterol).

Teniendo en cuenta su estructura química se clasifican en: ácidos grasos saturados (sin dobles enlaces), ácidos grasos monoinsaturados (con un doble enlace) y ácidos graso poliinsaturados (con más de un doble enlace).

Según la posición del primer doble enlace se definen tres series de ácidos grasos: omega 3 (el primer doble enlace en posición 3 desde el metilo terminal), omega 6 (en posición 6) y omega 9 (en posición 9).

La importancia de los lípidos en la nutrición no se descubrió hasta los años veinte, ya que, hasta entonces se pensaba que la grasa no desempeñaba un papel esencial en la alimentación.

Posteriormente, se comenzó a estudiar la relación existente entre la grasa consumida (cuali y cuantitativamente) y el riesgo de sufrir algunas enfermedades. Concretamente en los últimos años se han estudiado fracciones lipídicas concretas por su importancia en la prevención de diversas patologías y deterioros (Ortega R, 2002).

Entre los ácidos grasos estudiados, por su posible acción positiva sobre el organismo, encontramos la familia de los omega 3 (como el ácido docosahexaenoico (C22:6) y eicosapentaenoico (C20:5)) que son ácidos grasos poliinsaturados esenciales, es decir, nuestro cuerpo no puede producirlos por lo que deben ser ingeridos en la dieta.

Estos ácidos grasos omega-3 van a estar ausentes en la mayor parte de los aceites y grasas consumidos habitualmente, la principal fuente dietética es el grupo de los pescados.

El contenido de ácidos grasos omega-3 va a variar de unos pescados a otros. Los pescados azules contienen más grasa que los pescados blancos, por ello aportan mayor cantidad de omega-3.

El estudio de los ácidos grasos omega-3 se debe a sus efectos beneficiosos en la prevención de enfermedades cardiovasculares o del sistema inmune y en su importancia para el desarrollo del sistema nervioso y del crecimiento en general.

Estos ácidos grasos pueden ayudar a reducir el riesgo de la enfermedad cardiovascular puesto que ayudan a disminuir los triglicéridos plasmáticos, son antitrombóticos, evitan la formación de coágulos, son antiinflamatorios, tienden a aumentar el colesterol comúnmente denominado “bueno” HDL y vasodilatadores. Además mejoran el perfil lipídico y reducen la tensión arterial. Los ácidos grasos omega-3 también se relacionan con la prevención del cáncer y otras enfermedades inflamatorias y de la piel.

Los omega-3 son constituyentes de los fosfolípidos de las membranas celulares y forman parte de sus estructuras neuronales, por ello durante períodos de rápido crecimiento y desarrollo sus necesidades se encuentran incrementadas y son esenciales para el normal desarrollo del cerebro y la función cerebral.

Nota: "Los artículos de opinión no reflejan necesariamente la posición de la Fundación Española de la Nutrición, y son responsabilidad exclusiva del autor/es".

MiniFen

Calendario

«

»

Lun
Mar
Mie
Jue
Vie
Sab
Dom

Nube de Tags

Anything in here will be replaced on browsers that support the canvas element

Instagram